Transformers vs. G.I. Joe

TFJ01

Aunque empezó a publicarse en 2014, acabo de descubrir, a través de dos bonitos TPB repletos de extras, esta locura de Tom Scioli y John Barber, su particular versión del crossover que nos fascinó a finales de los años 80:  G.I. Joe and The Transformers (1987). No es el primer intento de resucitar aquel cruce entre franquicias, pero se trata sin duda de la propuesta más descabellada y divertida de todas las que se han editado.

A Tom Scioli ya lo conocemos por estos lares gracias a Gødland, guionizada por Joe Casey y en la que pudimos disfrutar de un estilo de dibujo que, no hace falta decirlo, homenajeaba de forma primorosa y descarada a Jack Kirby. John Barber, por su parte, ha trabajado como editor para Marvel y posteriormente como guionista de un buen montón de colecciones ligadas a la saga robótica por excelencia.

Transformers-vs-GI-Joe-Comic-2

Juntos han creado una maravilla que evoca no solo la imaginación infantil (leyendo el cómic tiene uno la impresión de estar en el suelo de la habitación con los muñecos de ambas franquicias inventando historias), sino también una mala leche que se ve reflejada en diálogos, textos de apoyo y en las propias situaciones, que van desde la violencia más desmadrada hasta esos momentos de acción frenética tan espectacular como voluntariamente inverosímil.

El dibujo de Scioli es una gozada, para el que lo quiera entender, claro, y se ve complementado a la perfección por el color, sucio y muy adecuado al tipo de tebeo que quiere rememorar. Asimismo, las splash pages son continuas, como corresponde a tanto momento impactante.

Si os gustó lo que Peter Milligan y Mike Allred hicieron en X-Force (la intención es la misma, aunque con diferentes resultados), probablemente estaréis mejor preparados para enfrentaros a esta ensalada de guiños y colores chillones.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Noah Van Sciver

AD.YouthIsWasted.cvr_Layout 1

A los lectores más pijameros les sonará, y mucho, el nombre de Ethan Van Sciver, dibujante norteamericano que ha brillado en títulos como Green Lantern: Renacimiento, Impulso o Flash: Renacimiento (muchos renacimientos en sus hábiles manos). Sin embargo, pocos sabrán que su hermano pequeño, Noah Van Sciver, también se dedica a esto de las viñetas, aunque su carrera tiene poco que ver con la de su hermano mayor.

Noah ha colaborado dibujando para franquicias juveniles muy populares, como Bob Esponja o Las Tortugas Ninja, además de participar en la revista Mad, pero lo que a mí me llamó la atención cuando rebuscaba entre sus trabajos fue su vertiente más underground. Es por ello que me hice con una de sus recopilaciones de historias cortas más recientes: Youth is Wasted (AdHouse Books, 2014), un tomito de poco más de cien páginas con un tamaño ideal para leer en el siempre maloliente Metro de Madrid.

BIHTEl tomo recopila quince historias cortas, varias de ellas provenientes de su popular fanzine Blammo, y aunque hay altibajos en lo que a mi interés se refiere, el nivel general es muy bueno y, sobre todo, muy desasosegante. Gran parte de los personajes que recorren el tebeo son auténticos perdedores sin posibilidad alguna de salir airosos de sus múltiples problemas: trabajos de mierda, relaciones dañinas, amistades inexistentes, decepciones continuadas… Un catálogo de lo que viene a ser lo peor de una adolescencia que no parece acabar nunca.

Ya la primera historia, The Easy Life, de tan solo una página, resume perfectamente lo que supone tener un trabajo que odias y que quieres dejar, pero que no te queda más remedio que soportar, porque, como dice el propio autor al final del tomo, ¿acaso hay otra opción? Es un buen comienzo, pero la cosa mejora con varias historias de mayor longitud, en las que Van Sciver se recrea en tipos desequilibrados y miserables que lo pierden todo debido a su inseguridad (Abby´s Road), personajes solitarios con buenas intenciones pero desagradecidos resultados (Because I Have To), relaciones rotas de las que dejan secuelas (Expectations) o losers totales como el protagonista de la una de las mejores historias: 1999, The Year My World Ended.

Pero cuidado, Noah no es solo un llorica autocompasivo, entre drama y drama (en los cuales también hay mucho humor, ojo), introduce desmadres como Punks versus Lizards (ni a The Asylum se les ha ocurrido aún algo así) o ensoñaciones muy chungas como Who are You, Jesus?

Un autor muy recomendable y nominado en varias ocasiones a los premios Ignatz que, sin embargo, permanece inédito en España. ¡A aprender inglés se ha dicho!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

William Chesnut & Ribapolla

Frontal ribapolla

Aquí está por fin. Había expectación, reconozcámoslo, especialmente en los que, desde hace más o menos años y en una u otra de sus múltiples facetas, hemos seguido a Víctor Olid. Pero no es solo eso, es que además su primer cómic iba a ser dibujado por, probablemente, el mejor y más prometedor dibujante de Balaguer (esa población cuyo Ayuntamiento debería haber patrocinado este tebeo, ya que es casi un personaje más): el gran Patrick Grau.

Pues bien, una vez leídas sus 264 páginas, y evitando desglosar influencias (los propios autores las dejan claras en el tomo: Johnny Ryan, Pedro Vera, Kaz, Elreydespaña… Yo añadiría a Ivan Brunetti y Gustavo Sala, qué más que influencias, serían autores “hermanos”, al menos en intención), voy a resumir mis impresiones en tres puntos.

1) El absurdo.

Es evidente que el humor bruto e incorrecto impregna todo el tebeo: pollas desbocadas, insultos a todos los colectivos y minorías imaginables, violencia pasada de vueltas, drogas y más drogas, sexo enfermizo… Sin embargo, lo que me ha sorprendido más ha sido el tono absurdo que domina muchas de las escenas. El chiste sucio viene a menudo acompañado de un giro irracional que es el que, en mi opinión, distingue y eleva el humor. O dicho de otra forma: que un armadillo dé por culo a William Chesnut sería gracioso, pero que un armadillo instale su vivienda con todas las comodidades en el culo de William Chesnut es cojonudo.

2) La expectativas.

Como decía al principio, cuando se ha seguido en mayor o menor medida las creaciones dewcr-sociedad un autor, es inevitable crearse unas expectativas y anticipar por dónde va a ir lo próximo que haga. En este caso, debo reconocer que esperaba unos personajes más locuaces. Conociendo la indudable agudeza para los diálogos de Olid y su adictiva y siempre disfrutable capacidad de conversación, me ha llamado la atención que gran parte de las historietas sean casi mudas y se desarrollen a modo de slapstick. Estoy seguro de que se trata de algo deliberado, sobre todo al encontrarse acompañado del talento de Grau, lo que nos lleva al punto tres.

3) Patrick Grau.

Lo de Grau no es normal. Que este sea su primer cómic profesional o que, como se menciona en la introducción, no esté ya trabajando para alguna gran editorial, es algo que clama al cielo. Ya no es solo que su dibujo sea virtuoso y reconocible, es que la narrativa de sus páginas es tan ágil, tan frenética, desprende tanto dinamismo, que logra que el lector pase las páginas y se meta en las viñetas casi sin darse cuenta, con una naturalidad pasmosa. Una maravilla y un futuro esplendoroso el que le espera.

Como cierre, no podemos olvidar los extras que incluye el voluminoso tomo. Por un lado, Vorhees y los Egonautas, una recopilación de historias cortas de Patrick Grau muy, muy divertidas (la vida de “El Ruvius” es desternillante) y una amplia galería con dibujos del propio Grau y de colaboradores de relumbrón, como José Tomás, Molina, Naxo Fiol, Srta. Calamidad y muchos otros.

Hay que leerlo, puede contagiar enfermedades venéreas y homofobia, pero merece la pena arriesgarse. Cómprenlo aquí: Vial of Delicatessens

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¡Viva el Pop!

Acabo de comprarme Viva el Pop, el nuevo de libro de Jesus Ordovas, y no quepo en mí de gozo. Que Ordovás considere mi fanzine parte de la historia del pop español no tiene precio. Mil gracias, maestro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Base Lunar en Facebook

Pues eso, aunque me he resistido durante mucho tiempo, al final me han vencido y Base Lunar ya está en Facebook: http://www.facebook.com/base.lunar.3

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fallece Josep María Berenguer

Se puede apreciar mucho a una persona sin conocerla. Se le puede deber mucho a una persona sin conocerla. Yo a Berenguer le debo mi afición a los cómics. Nada menos. Descanse en paz.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cierra el Espacio Sins Entido

Ayer cerró el Espacio Sins Entido, sin duda una muy mala noticia para los aficionados madrileños: otra tienda de cómics que se va y, en esta ocasión, una de las más representativas y peculiares. No parece haber sido un cierre traumático, de acuerdo a lo que refleja el comunicado oficial de la librería, pero se va a notar su ausencia.

Su apertura no estuvo exenta de polémica, sobre todo debida a un comunicado en el que hacía hincapié en diferenciarse de otras librerías por su apoyo a un tipo de tebeos alejados de las mallas y lo comercial. Puede que no fuera un buen comienzo (finalmente la tienda no era tan elitista y se podía encontrar en ella mucha variedad), pero tampoco estaba mal dejar claro qué público buscaba (por favor, que nadie diga la palabra “gafapasta”) y cómo iba a funcionar (no sólo como tienda, sino como espacio para exposiciones, presentaciones, charlas…) En cualquier caso, hubo mucho bocazas que dio la espalda a esta librería solo por su condición aparentemente cultureta, y no se daban cuenta de que no había nada parecido en Madrid y, solo por eso, ya merecía un apoyo de los aficionados.

Porque, señores, hoy en día las cosas han cambiado: tenemos el Museo ABC de la Ilustración, centros como el Caixafórum o la Fundación Mapfre haciendo actividades sobre cómics, la Fnac con su popular certamen… Todos ellos o no existían o pasaban de los tebeos por completo cuando Sins Entido empezó su andadura. Por eso creo que hay que quitarse el sombrero y estarle eternamente agradecidos a Jesús Moreno: por habernos regalado un espacio así durante muchos años, por apoyar gran parte de las actividades comiqueras que se realizan en Madrid y, lo mejor, por editar tantos buenos tebeos que nadie se atrevía a publicar en España a través de su editorial. Y esa es la buena noticia: que la editorial Sins Entido continúa adelante. Espero que por muchos años.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario