Fallece Josep María Berenguer

Se puede apreciar mucho a una persona sin conocerla. Se le puede deber mucho a una persona sin conocerla. Yo a Berenguer le debo mi afición a los cómics. Nada menos. Descanse en paz.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cierra el Espacio Sins Entido

Ayer cerró el Espacio Sins Entido, sin duda una muy mala noticia para los aficionados madrileños: otra tienda de cómics que se va y, en esta ocasión, una de las más representativas y peculiares. No parece haber sido un cierre traumático, de acuerdo a lo que refleja el comunicado oficial de la librería, pero se va a notar su ausencia.

Su apertura no estuvo exenta de polémica, sobre todo debida a un comunicado en el que hacía hincapié en diferenciarse de otras librerías por su apoyo a un tipo de tebeos alejados de las mallas y lo comercial. Puede que no fuera un buen comienzo (finalmente la tienda no era tan elitista y se podía encontrar en ella mucha variedad), pero tampoco estaba mal dejar claro qué público buscaba (por favor, que nadie diga la palabra “gafapasta”) y cómo iba a funcionar (no sólo como tienda, sino como espacio para exposiciones, presentaciones, charlas…) En cualquier caso, hubo mucho bocazas que dio la espalda a esta librería solo por su condición aparentemente cultureta, y no se daban cuenta de que no había nada parecido en Madrid y, solo por eso, ya merecía un apoyo de los aficionados.

Porque, señores, hoy en día las cosas han cambiado: tenemos el Museo ABC de la Ilustración, centros como el Caixafórum o la Fundación Mapfre haciendo actividades sobre cómics, la Fnac con su popular certamen… Todos ellos o no existían o pasaban de los tebeos por completo cuando Sins Entido empezó su andadura. Por eso creo que hay que quitarse el sombrero y estarle eternamente agradecidos a Jesús Moreno: por habernos regalado un espacio así durante muchos años, por apoyar gran parte de las actividades comiqueras que se realizan en Madrid y, lo mejor, por editar tantos buenos tebeos que nadie se atrevía a publicar en España a través de su editorial. Y esa es la buena noticia: que la editorial Sins Entido continúa adelante. Espero que por muchos años.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi primer Bonelli

Aunque ya hace tiempo que caté un Dylan Dog de Tiziano Sclavi, no acabé de disfrutarlo del todo, probablemente porque no lo leí en las mejores condiciones (con un gripazo encima). Por ello, considero mi verdadero primer Bonelli el tomo de Martin Mystere que acabo de terminar (el primer tomo de la colección Maxi Martin Mystere, de Aleta, una pequeña pero luchadora editorial que sigue buscando la fórmula para introducir en el mercado español las longevas series del sello italiano). Lo he disfrutado mucho, tanto por sus entretenidísimos guiones llenos de aventura y misterio con un estilo clásico pero moderno y, a veces, hasta auto-referencial, como por el dibujo, a veces funcional (lo que ya es un mérito) y otras veces, magnífico. Es el caso del dibujante Rodolfo Torti, al que desconocía por completo, que demuestra excelentes cualidades y un estilo que me recuerda a un Carlos Sampayo con menos masas de negro, pero con la misma expresividad.

Y esto no acaba aquí, ya que, además de que no me perderé las siguientes entregas de Martin Mystere, la semana que viene conseguiré gracias a un amigo la colección completa de Nathan Never (o la ciencia ficción vista por Bonelli). También me tienta mucho Dampyr, serie de vampiros de la que ya tengo el primer tomo pendiente de leer. Y por supuesto, no descarto darle una segunda oportunidad a Dylan Dog o una primera a Tex. Las series de Bonelli ofrecen lo que ya no son capaces de ofrecer Marvel  y DC, cómics de aventuras sin grandes pretensiones pero altas dosis de entretenimiento y adicción.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Live!

Últimamente ir a un concierto se está convirtiendo en un auténtico suplicio. Por si no bastaba con los capullos que se dedican a hablar sin descanso de sus interesantes vidas como diseñadores gráficos, las niñatas que se abren hueco a empujones porque tienen que ver a sus ídolos o los indies de postal cuyo objetivo de la noche es que todos veamos sus nuevos modelitos, a todos ellos, se suman los gafapastas treintañeros con complejo de adolescentes infra-mentales que se saben todas y cada una de las letras de las canciones y se ven obligados a compartir su nefasta capacidad vocal con todos los asistentes cantando a grito pelado durante todo el concierto.

Admitámoslo, el público de los conciertos apesta, y no hablo solo del olor corporal (que también). Esa masa informe de cabezas que abarrota espacios de sonido infame, sucios festivales o discotecas pijas reconvertidas en salas de concierto es un triste recordatorio de lo que realmente somos: manadas de impersonators rendidos y babeantes ante unos ídolos que con dos chistes malos y cuatro acordes de manual se ganan la gloria y los aplausos enfervorecidos.

Conclusión: seguiré yendo a conciertos, sí, pero en sitios cómodos, pequeños… Y sin seres humanos alrededor.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

The Inbetweeners

Me compré hace poco las tres temporadas de las que consta la serie inglesa The Inbetweeners y debo reconocer que ha sido un dinero bien invertido, nos hemos reído mucho con cada capítulo de esta clásica historia de adolescentes salidos y perdedores.

Lo primero que hay que destacar es que no se ponen muchos límites a la hora de hacer humor cafre, hay momentos realmente brutales, fluidos corporales por todas partes y bromas de mal gusto a costa de todo lo imaginable. De hecho, supongo que ese es el motivo de que aquí solo se haya emitido en Cataluña y casi de tapadillo. En cualquier caso, si a ese humor grotesco unimos las típicas tramas de instituto (que siempre me enganchan, y que van desde colarse en la discoteca hasta irse de camping, siempre con el objetivo de tener, al menos, un mínimo rozamiento con alguna desafortunada), el resultado es una buena ración de diversión desenfadada y sin coartadas morales (aunque la serie seguramente esté hecha por unos modernos nostálgicos, para qué nos vamos a engañar).

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

UK Cómics 2

Ayer sábado nos acercamos de nuevo a la última jornada de UK Cómics y, tal como esperaba, fue aún mejor que el fin de semana anterior. A Paul Gravett ya le vi hace un par de años, y por pura casualidad, guiándonos en una exposición sobre manga en el British Museum de Londres (nada menos), y fue un placer escucharle, como lo fue ayer. Sus conocimientos de cómic son tan amplios, tiene tan bien organizada en su cabeza la historia de este medio, que en menos de una hora logró comprimir los momentos y personajes más importantes para un público que, en su mayoría, sabía de lo que se estaba hablando. En esta ocasión, el motivo principal de su presencia era la presentación de “1001 cómics que hay que leer antes de morir”, un libraco recién publicado en España cuya selección ha sido coordinada por él junto con 67 expertos de todo el mundo.

Lo de Gravett, como digo, ya me lo esperaba, pero el que me sorprendió fue Woodrow Phoenix, autor al que desconocía y que relató de forma muy amena sus tira y aflojas con los editores, poco receptivos a su forma de plantear sus ideas. De hecho, tengo ganas de leer su Rumble Strip, cómic en el que centró la charla. Esperemos que el año que viene volvamos a disfrutar de esta iniciativa.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Muestra SyFy 2012

Era la primera vez que me acercaba a esta muestra de cine fantástico, pero probablemente no será la última. Tampoco es que me lo tomara muy en serio, ya que solo fui a ver dos películas, pero, a pesar de los puntos negativos que comentaré después, mereció la pena, más aún teniendo en cuenta el ridículo precio de las entradas.

Lo primero que me sorprendió fue la afluencia de público, no imaginaba que este tipo de eventos congregaran a tanta gente. También me sorprendió, pero en el mal sentido, la pésima visibilidad de los cines Callao, los cuales, afortunadamente, no había pisado nunca. En cualquier caso, la primera película que vimos fue Hobo with a Shotgun, ya sabéis, otro de esos trailers de Grindhouse que han aprovechado para hacer un largometraje. Divertido es, eso no lo niego, y sangriento también, pero también algo forzado y artificial. Lo que más me cansó fue todo ese público sobre-excitado que parece que se hubiera metido de todo antes de entrar al cine. Ojo, yo también disfruto de esas sesiones de amigotes viendo una peli de tercera división entre risas y comentarios jocosos, pero lo del cine ya fue una sobre-actuación en toda regla, un “a ver quién la dice más gorda”, un “aplaudamos todas y cada una de las escenas aunque no tengan nada de especial”… En definitiva, un enorme grupo de nerds forzándose a sí mismos a sentirse entre los suyos y a divertirse sí o sí. Puargh.

Y para nerds, los cuatro capullos delante nuestra que no dejaron de mirar su facebook y demas mierdas en la siguiente proyección a la que asistí, la de Apolo 18. Vale, la película es aburrida y previsible a más no poder, pero no puede ser que alguien, desde el minuto uno, ya esté mirando el móvil, no da tiempo a que no te guste, y si no te gusta te vas, pero apaga la luz del teléfono, joder. En cualquier caso, que esta película se haya estrenado en 3000 salas en EE.UU. tiene delito, claro que el hostión que se ha dado ha estado a la misma altura. No es terror ni ciencia ficción ni nada, aunque intenta serlo todo, y el recurso de la “grabación encontrada” está ya tan visto que no sorprende a nadie. Ni para bajarla.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario