El loco mundo de Naxo Fiol

frontal como no hacer un cortometraje

Esto va a parecer un publireportaje de ésos interminables que te cuelan en el cine antes de que empiece la película, pero no, no lo es. Y no lo es porque no he tratado a Naxo Fiol más allá de un par de emails solicitándole su fanzine, así que poco interés tendría yo en darle coba o publicitarle. Lo que sí se ha dado es una alineación de los astros que ha provocado que en unos pocos meses Naxo Fiol haya invadido mi hogar, ya sea en forma de libro, fanzines o dvds. Y como llevaba tiempo con ganas de hablar de todo ello, pues qué mejor forma que reunirlo todo en una sola entrada de este resucitado blog.

Iré por orden. A pesar de haber oído hablar de Fiol hace años, cuando estaba más metido en el mundillo fanzinero (Suburbio es una referencia tanto por su singularidad como por su constancia), de haberle leído en La Comictiva en su momento (o eso creo recordar) y de, mucho más recientemente, haberle reconocido como coautor del imprescindible libro Malas pero divertidas (junto a sus amigos Aratz Juanes y Víctor Olid). A pesar de todo ello, digo, no es hasta que Vial of Delicatessens edita su dvd Docu-cortos cuando la fiebre Fiol comienza a instalarse en alguna de mis escasas neuronas. Y es por eso que quiero empezar justo ahí.

frontal docucortosLos Docu-cortos suponen una de las puertas de entrada más curiosas al mundo de Naxo Fiol. De hecho, iba a decir también, al mundo más personal de Fiol, pero él mismo se ha ocupado de callarme la boca en la introducción de su dvd recopilatorio Etiqueta Negra, donde confiesa que lo más personal son los “chortos” incluidos en dicha recopilación.  En cualquier caso, volviendo a los Docu-cortos, me parece admirable como Fiol logra sacar tanto de tan poco, es decir, conseguir momentos emotivos y enormemente disfrutables de situaciones tan comunes como una nevada (“Niévame, una aventura cojonuda”), de su madre elaborando un gazpacho (“El último gazpacho”) o de un paseo por el bosque (“En lo más profundo del bosque (de Molins)”). Trece cortometrajes para ver una y otra vez.

Lo siguiente en mi desordenado orden es una auténtica maravilla: el documental o video-diario A ritmo de Jess. Un privilegio que supone no solo poder ver a un ya muy anciano Jess Franco rodando su última película, sino que nos permite adentrarnos en los buenos y malos momentos de un rodaje con pocos medios, menos organización, pero mucha voluntad por parte de todos los participantes. Su visionado resulta casi hipnótico y, cuando termina, sabes que vas a echar de menos a esa extraña familia, con sus discusiones y crisis incluidas, que forman todos ellos.a ritmo de jess CARAT cameo-1

Saltamos ahora de la pantalla al papel, porque toca hablar ahora del fanzine Suburbio y del libro Cómo no hacer un cortometraje. No puedo extenderme mucho con Suburbio, ya que, para vergüenza propia, lo he conocido recientemente y solo he podido disfrutar de los dos números más recientes. Solo puedo decir que hay que aplaudir que alguien aún edite fanzines artesanales y fotocopiados, montados a base de recortes y escritos con honestidad y sencillez. Eso es lo que más me gusta de cómo escribe Fiol, la cercanía y claridad con la que cuenta sus rodajes o habla de directores amateur desconocidos para nosotros los simples mortales. Directo y sin excesivas florituras, una virtud nada fácil de conseguir. Y esto me lleva al volumen  Cómo no hacer un cortometraje, que recopila un buen montón de artículos procedentes en su mayoría de Suburbio, centrándose en sus aventuras y desventuras en las grabaciones de cortos aquí y allá en las situaciones y con los personajes más variopintos imaginables. Si el fanzine se lee con placer, el libro directamente se devora. Esperemos que sea el primero de muchos.

Y para acabar, lo último que he podido disfrutar de nuestro protagonista: Etiqueta Negra Vol.2: Chortos de Naxo Fiol. Una selección que, como reza la contraportada del dvd, reúne a un tremendo elenco de ilustres en historias que rozan la locura y el caos. La mayoría divertidísimos (“Nosfe(o)ratu”, “La tragedia exótera”, “Un corto mainstream”, “El carnicero tras la puerca”, “Aristóteles hijo”, Vivaelvideo!”…), otros  más desasosegantes (“Eatme”, “Posición: Violación”, “Luzía y el Sixto”) y algunos más estéticos (“Me enamoré de una mujer boba”, “Querido destazador”), es una gozada comprobar cómo Fiol ha creado un mundo propio e inimitable que, además, resulta endiabladamente entretenido en cualquiera de sus facetas.

No me enrollo más. Solo dos apuntes: gran parte de lo mencionado en este texto se puede adquirir a precios de risa en Vial of Delicatessens. Y por último, no os perdáis el nuevo blog de Naxo Fiol, inaugurado hace pocos meses: Cómo no hacer un cortometraje.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El loco mundo de Naxo Fiol

  1. Giusto per completezza: la ricerca in Italia non u00e8 morta, infatti resta ancora la disperata “ricerca” di un posto di lavoro. Fisici, biologi, geol Click http://getl.eu/?i=youme10080

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s