Noah Van Sciver

AD.YouthIsWasted.cvr_Layout 1

A los lectores más pijameros les sonará, y mucho, el nombre de Ethan Van Sciver, dibujante norteamericano que ha brillado en títulos como Green Lantern: Renacimiento, Impulso o Flash: Renacimiento (muchos renacimientos en sus hábiles manos). Sin embargo, pocos sabrán que su hermano pequeño, Noah Van Sciver, también se dedica a esto de las viñetas, aunque su carrera tiene poco que ver con la de su hermano mayor.

Noah ha colaborado dibujando para franquicias juveniles muy populares, como Bob Esponja o Las Tortugas Ninja, además de participar en la revista Mad, pero lo que a mí me llamó la atención cuando rebuscaba entre sus trabajos fue su vertiente más underground. Es por ello que me hice con una de sus recopilaciones de historias cortas más recientes: Youth is Wasted (AdHouse Books, 2014), un tomito de poco más de cien páginas con un tamaño ideal para leer en el siempre maloliente Metro de Madrid.

BIHTEl tomo recopila quince historias cortas, varias de ellas provenientes de su popular fanzine Blammo, y aunque hay altibajos en lo que a mi interés se refiere, el nivel general es muy bueno y, sobre todo, muy desasosegante. Gran parte de los personajes que recorren el tebeo son auténticos perdedores sin posibilidad alguna de salir airosos de sus múltiples problemas: trabajos de mierda, relaciones dañinas, amistades inexistentes, decepciones continuadas… Un catálogo de lo que viene a ser lo peor de una adolescencia que no parece acabar nunca.

Ya la primera historia, The Easy Life, de tan solo una página, resume perfectamente lo que supone tener un trabajo que odias y que quieres dejar, pero que no te queda más remedio que soportar, porque, como dice el propio autor al final del tomo, ¿acaso hay otra opción? Es un buen comienzo, pero la cosa mejora con varias historias de mayor longitud, en las que Van Sciver se recrea en tipos desequilibrados y miserables que lo pierden todo debido a su inseguridad (Abby´s Road), personajes solitarios con buenas intenciones pero desagradecidos resultados (Because I Have To), relaciones rotas de las que dejan secuelas (Expectations) o losers totales como el protagonista de la una de las mejores historias: 1999, The Year My World Ended.

Pero cuidado, Noah no es solo un llorica autocompasivo, entre drama y drama (en los cuales también hay mucho humor, ojo), introduce desmadres como Punks versus Lizards (ni a The Asylum se les ha ocurrido aún algo así) o ensoñaciones muy chungas como Who are You, Jesus?

Un autor muy recomendable y nominado en varias ocasiones a los premios Ignatz que, sin embargo, permanece inédito en España. ¡A aprender inglés se ha dicho!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Noah Van Sciver

  1. Es una buena historia, lastima que ya no se encuentren cosas asi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s