X-Men: The Curse of the Mutants

Cada cierto tiempo vuelvo a catar algún título mutante con la esperanza de que me enganche aunque sea un poquito, de pasar un buen rato con unos personajes que, estéticamente, siempre me han parecido fantásticos, pero cuyas personalidades han sido maltratadas por guionistas que o no quieren, o no saben. Lo último decente que leí fue aquella saga de los Shiar de Brubaker, que al menos estaba bien contada y dibujada.

Esta nueva serie de X-Men, a cargo de Victor Gischler y Paco Medina, adolece de esa habitual falta de humanidad en los protagonistas. Los personajes actúan como monigotes soltando frases nada naturales (pero supuestamente molonas) y no dejando entrever nada que los diferencie o les otorgue alguna personalidad. Todo es tan frío y aburrido, tan previsible, que las últimas páginas las he leído como leía los libros que no me gustaban en tiempos de instituto, saltándome dos de cada tres reiterativos párrafos. Y eso que el tema, a priori, prometía ser, al menos, curioso: vampiros contra mutantes. A poco que hubiera habido un guionista decente podría haber salido algo divertido. Pero no, todo se queda en clichés y una falta de interés alarmante. Zzzzzzz…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s