Día: 27 enero, 2010

Viñetas en los museos

Ayer, mientras visitaba con un buen amigo la exposición de Calatayud en Sins Entido, me comentó: “está muy bien, pero si nos referimos a exposiciones en galerías y museos, los cómics nunca estarán a la altura de la pintura”. “Ni falta que hace”, contesté yo. Él es un gran aficionado a los tebeos, y los respeta y defiende más que nadie cuando se encuentra con ignorantes elitistas en los círculos de aficionados al “arte de verdad”  en los que a veces se mueve. Sin embargo, no le falta razón, y no es malo admitirlo: los cómics no están hechos para ser expuestos, sino para ser publicados y leídos. A los aficionados empedernidos claro que nos pone ver originales, fijarnos en cada línea, en las correcciones a lápiz… Pero sólo podemos apreciar el dibujo, no es posible valorar la narración, el guión, ya que todo esos encuentra fragmentado en las diferentes páginas expuestas.

Conclusión: no os perdáis la expo de Calatayud, diga lo que diga mi amigo.