Día: 23 diciembre, 2007

Música, cómics, libros… ¿Qué más quieres?

Si no es por el trabajo, es por estas fechas de cenas y compras absurdas, pero el caso es que no actualizo ni a la de tres. Pero bueno, aquí sigo y voy a aprovechar el mediodía del domingo para un post de esos inconexos en los que hablar un poco de todo.

Empiezo con música. Resulta que han abierto un nuevo bar /sala de conciertos en Alcalá de Henares (que no está tan lejos de Madrid, perracos) con muy buena selección musical (indie, rock, electrónica, bla, bla, bla…) y buenas actuaciones también, y lo que es más importante, siempre gratis. Se llama Freeclub y no me llevo comisión por hablar de ello, pero es que anoche fui por primera vez y aluciné con un conciertazo del grupo barcelonés It´s Not Not (punk rock con toques glam maravillosamente ruidoso y con un cantante que se come el escenario). Además, DJ Eme y Pin & Pon DJs pincharon muy buenas canciones antes y después del concierto. Lo único negativo es que estábamos unas 30 personas en una sala con capacidad para 600, así que a ver si se anima más gente a ir.

Cambiemos de tercio. El viernes también conocí un sitio peculiar, la Librería Opar. Tras ver su página web, convencí a un amigo para que fuéramos a echar un vistazo a esta libería especializada en novela histórica y, esto es lo mejor, la única con todo el catálogo de la excelente editorial Valdemar (terror, gótica, misterio…) a disposición de los clientes. Lo curioso es que la librería se encuentra en un portal de la calle Goya y es en realidad la vivienda del dueño. Así que allí estábamos, delante de la puerta de un piso aparentemente normal, pero en cuyo interior se encontraban cientos de libros repartidos por la entrada y el salón de la casa (lo mejor es su propietario y la frase con que nos recibió: “pasad, pasad, pero esperad un momento a que encierre al gato, que ya se ha comido a un par de clientes”).

Bueno, y acabo hablando de tebeos, claro, aunque no tenga mucho que comentar. Terminé de leerme el coleccionable Ultimate Spiderman y la verdad es que lo he disfrutado mucho, es la visión más fresca y entretenida de Spiderman que he visto en años. También leí, cómo no, el final de Civil War (anticlimático, inverosímil y decepcionante, la verdad) y el número del Capitán América que todos sabéis (que de tanto bombo que le dieron a la noticia, lo leí sin la más mínima emoción). Finalmente, destacaré el Solo de Michael Allred, grandiosamente dibujado y divertido por momentos, aunque en general me dejó algo frío.