Apiladores de viñetas

Comic_Book_Guy_&_Stan_Lee

Recientemente, en un conocido grupo de Facebook de aficionados a esto de los tebeos, hubo un amago de competición de “a ver quién la tenía más larga” en cuestión de colecciones de cómics. Multitud de pos-adolescentes comenzaron a subir fotos de sus nutridas estanterías al grito de “¡ya he llenado una Billy y voy a por la siguiente!” o “¡toda esta balda la he completado en solo un mes!”. A mí, que siempre me ha gustado husmear en colecciones ajenas y disfrutar de imágenes de estantes repletos de tomos y grapas (ejem), esta vez se me atragantó el bullicio de estos nuevos, y no tan nuevos, coleccionistas, que parecían apilar cómics como el que amontona sacos de patatas.

Cada vez más, me considero un lector mucho antes que un coleccionista. Esto no quiere decir que no goce completando colecciones cojas o reordenando por enésima vez los miles de volúmenes que ocupan cómodamente varias paredes, pero siempre con el objeto de leerlos y deleitarme con ellos como se merece. Porque leer un cómic (bueno o “malo pero divertido”, que diría aquel) es un acto al que debe dedicarse el tiempo necesario y el momento adecuado (que, según apetencias y filias, puede ser un mullido sillón junto a la ventana, el Metro de Madrid o la sombra de un árbol en algún parque). No me gusta la gente que lee los cómics por rutina u obligación, del estilo “sigo estas 30 colecciones y venga, a quitármelas de encima cuanto antes” (hay mucho más de este tipo de actitudes de las que imaginamos).

Pero me voy por las ramas… Como decía, soy lector antes que acumulador, y por ello, cada vez intento seleccionar más lo que compro y, sobre todo, lo que conservo. Esto no es tan fácil, debido a que, al gustarme todo tipo de estilos y géneros, ha habido momentos en mi vida en que he comprado compulsivamente, solo por el mero hecho de probarlo todo, de no dejarme nada fuera. Sin embargo, el tiempo es la mejor criba para darse cuenta de que, en aquellos momentos, yo también fui uno de esos coleccionistas que, al volcarse tanto en su afición, pierden la perspectiva.

Por eso, aunque me sigue encantando ver colecciones ajenas, solo lo disfruto cuando el dueño puede hablarnos de cada tomo como algo único, como algo que significa algo para él y que forma parte de su vida como su mascota o su oreja derecha. Muy al contrario, me producen rechazo esos devotos del acopio que muestran orgullosos como atiborran estante tras estante de tomos que, o no han leído, o lo han hecho como el que lee el panfleto que regalan gratis en la boca de Metro, sin emoción ni entusiasmo, sin ilusión. Preocupados más por el objeto que por el contenido.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Misantropía dura y La deuda

Últimamente, solo hay dos formas de quitarme la (estúpida) pereza que me da mantener este blog con vida (en un estado casi vegetal): una, cuando mi amigo Víctor, uno de los creadores del imprescindible Aquí Vale Todo, me anima y espolea a seguir publicando mis tonterías. Y otra, cuando veo nuevos blogs nacer o renacer, como es el caso del reciente Letras de Serie B, de Pablo García Naranjo (cuyo Blog de Ternin seguí durante muchos años). Precisamente, verle montarse un nuevo chiringuito me ha empujado a publicar este texto.

Y de qué voy a hablar si no es de algo que ocupa tantas horas en mi vida, eso que tanto me apasiona y que se cuela en mi cabeza continuamente cada día desde que tengo uso de razón: sí, voy a hablar de un par de cómics.

misantropia1

En este caso concreto, de dos de reciente adquisición que me han acompañado esta semana. Por un lado, Misantropía dura, de Bará. Un breve tomito primorosamente editado por Bang Ediciones con el que me he reído y en el que, como era inevitable, me he sentido reflejado en muchos momentos. Esa fobia social que caracteriza al misántropo, esa mezcla de timidez y extrañeza ante las convenciones sociales, quedan muy bien retratadas en las breves situaciones a las que asistimos (resueltas en una o dos páginas en su mayoría). Con un dibujo que recuerda a los ya clásicos contemporáneos del cómic alternativo americano (especialmente Charles Burns), encontramos grandes momentos como “Rapidez mental”, “La imposibilidad física de la idea de ligue en la mente de un tímido” o “Poco hablador”, que en una sola página resumen el torbellino mental que sufre un misántropo. Es cierto que en algunas ocasiones los diálogos parecen algo forzados, poco naturales, pero la impresión es muy positiva en cualquier caso.

La deuda

Igual que lo es la de La deuda, de Martín Romero, que si no fuera por el nombre podría haber nacido en Canadá y hacer migas con Seth o Rabagliati. Eso en cuanto al estilo de dibujo, porque lo que nos cuenta en esta obra, editada por la incansable La Cúpula, es mucho menos amable de lo que esperamos de los mencionados autores canadienses. Una historia triste, desesperada, con momentos de ensoñación, y con una gran representación del FRACASO con mayúsculas. Un placer dejarse llevar por sus páginas, por su excelente narrativa que, con muy pocas palabras, conmueve y atrapa. Así da gusto.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Otoño en la Valcueva

OTOÑO frontal

Debo de ser un blandengue, lo sé, pero reconozco que la línea que más disfruto de ese sello videográfico que tantas alegrías nos da, Vial of Delicatessens, es, junto a su vertiente más humorística, la marcada por los “Docu-cortos” de Naxo Fiol o el ejemplo del que quiero hablar hoy, “Otoño en la Valcueva”, de Víctor Olid.

Ya desde el primer momento, el fuego de una hogareña chimenea nos adelanta que lo que vamos a ver es algo familiar, incluso íntimo, me atrevería a decir, pero tratado con elegancia y un cariño, con honradez autoral, sin artificios. Tan solo la música (excelente) acompaña a unas escenas llenas de naturalidad, que se suceden con toda la calma que otorga el paisaje en el que se desarrollan. El amor por el detalle que muestra Olid, fijando su mirada en viejas telarañas, flores (y capullos incipientes a punto de florecer), o toscos pestillos de puertas, es parte de esa armonía que nos mece y que resulta absolutamente hipnótica.

Tampoco faltan las conversaciones en familia, las de verdad, las que surgen cuando uno se encuentra en su entorno sin más preocupación que escuchar a los que aprecia y pasar tiempo con ellos. Un privilegio poder asistir a esos trayectos en coche en los que, mientras los árboles y los peñascos pasan raudos por las ventanillas, escuchamos esos diálogos que a todos nos resultan familiares.

Y no resultan menos protagonistas dos de los más adorables personajes de esta historia, Maca y Palito, dos intrépidos perros cuyas grandes aventuras se turnan entre sus exploraciones del terreno rural y la interacción con sus dueños (la larga escena de Aída jugando con ellos sentada en un escalón de piedra es algo increíble, por la valentía de no cortar y por lo bonito del momento). La admiración por el mundo animal se ve reforzada por las gallinas, las ocas y demás fauna que campa a sus anchas por muchas de las escenas.

Puede que el haber pasado gran parte de mis vacaciones de infancia en un pueblo cántabro no tan diferente de Palazuelo de la Valcueva haya influido en lo mucho que he disfrutado este video-diario, pero fuera de apreciaciones personales, supone un género poco explorado en nuestro país, más aún de la forma, honesta y sin pedanterías, en que Víctor Olid lo hace. Solo por eso, resulta imprescindible.

Disponible en Vial of Delicatessens

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Dolce Pensare Niente

 

DPN3

Me da mucha pena que la cuarta sea la última entrega de Dolce Pensare Niente, la saga autoeditada y autobiográfica con la que nos ha deleitado Javi Guerrero los últimos dos años y que de forma modesta y sutil me ha creado tanto adicción, como cariño por su protagonista. Es inevitable que, por la falta de pudor y el exhibicionismo emocional, nos venga a la cabeza Joe Matt, pero el humor crudo y más directo de Javi Guerrero, así como el personalísimo estilo de dibujo y la narrativa salvaje, lo distinguen por completo de cualquier posible influencia.

En Dolce Pensare Niente no hay viñetas que organicen o separen la acción, los dibujos (expresivos a más no poder) y los extensos textos se entrecuzan, los diálogos dan lugar a textos de apoyo y viceversa, y los personajes cambian de entorno con cuatro líneas maestras a un ritmo frenético. Y a pesar de ese aparente caos, la lectura fluye de forma absolutamente natural, como solo un gran narrador sabe hacer, como hacía Eisner, ni más ni menos.

DPN2Todo ello para contarnos una colección de anécdotas que alternan lo dramático (aunque hasta lo más grave es tomado con humor) y lo esperpéntico, mostrando una envidiable habilidad para dialogarlas y enriquecerlas, y logrando arrancar carcajadas cada pocas páginas. A ello ayuda no solo la expresividad del dibujo, sino los propios personajes, con los que nos identificamos en su carrusel de situaciones patéticas, de ésas que todos intentamos ocultar, pero que Javi Guerrero muestra en todo su esplendor y nos restriega por la cara cual pedazo de papel higiénico usado. Una maravilla de principio a fin.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Matanza Sangrienta II y Shof

Nunca es tarde si la… ¡Pues eso! Esto viene a que recientemente he descubierto estos dos delirantes libritos (más humor gráfico que cómic, aunque muchas veces ambos van muy unidos), así como la exquisita editorial que los acoge: Libros de Autoengaño. Y qué mejor motivo para insuflar vida a este blog moribundo que glosar sus virtudes.

 
A un lado del ring tenemos Matanza Sangrienta II, escrito y dibujado por Muerte Horrible. Esta colección de chistes extremos, que no puedo evitar emparentar con CubiertaMatanzadeluxe-600x600el humor de Miguel Noguera, nos llevan de la mano por una exposición de personajes tan cercanos al absurdo como a la pura y gloriosa tontería. Violencia gráfica, tinta rosa que te deja ciego, y una ocurrencia tras otra que, leídas con moderación y con alguna pausa de vez en cuando, logran golpearnos en el cerebro y en la mandíbula. Y qué decir de la primorosa edición Deluxe, hay que verla en vivo para apreciarla.

17
Y en el mismo lado del cuadrilátero, la pareja perfecta: Shof, de Morbix. Más sosegado y con unos colores pastel que invitan a relajar la vista, pero con la misma mala hostia y shofaún más ganas de reírse de esos seres patéticos, tristes y aletargados que vemos cada día cuando nos miramos al espejo. También abundan los chistes protagonizados por celebridades, siempre exhibiendo comportamientos tan irracionales como risibles. Humor idiota del que me gusta.

3
En fin, para hacerse con ellos (y con todo el catálogo ya de paso; mejor gastarse en eso los ahorros que en cervezas aguadas y patatas fritas rancias en terracitas veraniegas), solo hay que visitar Libros de Autoengaño.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

William Chesnut & Ribapolla 2XL

frontal-ribapolla-xl

Casi sin tiempo para digerir lo que supuso la primera colaboración comiquera entre Patrick Grau y Víctor Olid, esta bien avenida pareja contraataca con una nueva entrega de las aventuras de William Chesnut & Ribapolla y, como diría Lobezno, vuelven a demostrar que son los mejores en lo que hacen.

No era para nada sencillo retomar esta saga. El nivel de locura y absurdo que alcanzaba el primer volumen pudo hacernos pensar que los autores habían derramado hasta la última gota de su fértil simiente, dejándolos vacíos de ideas y agotando una fórmula de corto recorrido, la de la escalada sin fin de barrabasadas. Pero para nada es así. De hecho, la primera historieta “Solucionando la manutención” hubiera encajado perfectamente en el primer volumen, a pesar de servir de presentación de un personaje que se convertirá en habitual: Luis Javier, director de cine, poeta y latin lover, vamos, lo que todos quisiéramos ser y nunca lograremos. Sin embargo, es a partir de ahí cuando ese guionista sin miedo que es Olid y ese dibujante extraordinario que es Grau, comienzan a jugar con nuestras expectativas, y es también a partir de esa segunda historia cuando me vuelven a atrapar y me empiezo a divertir tanto como lo hice con el primer contacto con los personajes.

patrick-grau

Entre otras muchas cosas, vemos como algunos toques melodrámaticos, totalmente inesperados, se entremezclan con los chistes extremos marca de la casa; asistimos al primer viaje al extranjero de los protagonistas (sacándolos de su “zona de confort”, como diría algún directivo gilipollas tras leerse dos o tres libros de autoayuda para empresarios de éxito); nos regalan el crossover más demencial que leeréis en vuestra vida: el Universo Marvel Vs. el Universo Vial of Delicatessens Vs. el Universo King Features Syndicate Vs. La Biblia (¡supera eso, DC Comics!); volvemos a Balaguer para conocer a sus vecinos más sórdidos (entre los que se encuentra Tom Cruise y un “hoyo de pis”, ejem); viajamos al espacio profundo, donde… ¡Alto! ¡Paren las máquinas! Aquí quería yo llegar. Y es que en estas dos últimas historias, Grau y Olid se ponen el traje del mejor John Byrne, el de su Hulka, y comienzan a romper la cuarta pared a martillazos, obsequiándonos con algunos william-chesnut-y-ribapolla-3de los momentos más desternillantes del tomo. Tanto en “Deep Space” como en “Meets La Mafia”, vemos a los autores interaccionar con los personajes dando lugar a brutales situaciones y peripecias. Y, ojo, no olvidemos una última historieta de regalo donde Mr. Pajarillo se convierte en guionista invitado, que no solo no desentona, sino que nos muestra la cara más risible de los festivales de cine de terror.

Todo esto con un ritmo alucinante, una habilidad natural para la creación de gags (resueltos en su mayoría con gran fortuna), una calidad y expresividad en el dibujo que no deja de sorprenderme (insisto, lo de Patrick Grau es de otra galaxia), y muchísimos cameos que, lejos de ser guiños sin importancia, aportan y mucho a ese universo de referencias y comicidad sin límites que es la mente de Víctor Olid. Gracias por el espectáculo, señores.

Ya sabéis dónde acudir: Vial of Delicatessens

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El loco mundo de Naxo Fiol

frontal como no hacer un cortometraje

Esto va a parecer un publireportaje de ésos interminables que te cuelan en el cine antes de que empiece la película, pero no, no lo es. Y no lo es porque no he tratado a Naxo Fiol más allá de un par de emails solicitándole su fanzine, así que poco interés tendría yo en darle coba o publicitarle. Lo que sí se ha dado es una alineación de los astros que ha provocado que en unos pocos meses Naxo Fiol haya invadido mi hogar, ya sea en forma de libro, fanzines o dvds. Y como llevaba tiempo con ganas de hablar de todo ello, pues qué mejor forma que reunirlo todo en una sola entrada de este resucitado blog.

Iré por orden. A pesar de haber oído hablar de Fiol hace años, cuando estaba más metido en el mundillo fanzinero (Suburbio es una referencia tanto por su singularidad como por su constancia), de haberle leído en La Comictiva en su momento (o eso creo recordar) y de, mucho más recientemente, haberle reconocido como coautor del imprescindible libro Malas pero divertidas (junto a sus amigos Aratz Juanes y Víctor Olid). A pesar de todo ello, digo, no es hasta que Vial of Delicatessens edita su dvd Docu-cortos cuando la fiebre Fiol comienza a instalarse en alguna de mis escasas neuronas. Y es por eso que quiero empezar justo ahí.

frontal docucortosLos Docu-cortos suponen una de las puertas de entrada más curiosas al mundo de Naxo Fiol. De hecho, iba a decir también, al mundo más personal de Fiol, pero él mismo se ha ocupado de callarme la boca en la introducción de su dvd recopilatorio Etiqueta Negra, donde confiesa que lo más personal son los “chortos” incluidos en dicha recopilación.  En cualquier caso, volviendo a los Docu-cortos, me parece admirable como Fiol logra sacar tanto de tan poco, es decir, conseguir momentos emotivos y enormemente disfrutables de situaciones tan comunes como una nevada (“Niévame, una aventura cojonuda”), de su madre elaborando un gazpacho (“El último gazpacho”) o de un paseo por el bosque (“En lo más profundo del bosque (de Molins)”). Trece cortometrajes para ver una y otra vez.

Lo siguiente en mi desordenado orden es una auténtica maravilla: el documental o video-diario A ritmo de Jess. Un privilegio que supone no solo poder ver a un ya muy anciano Jess Franco rodando su última película, sino que nos permite adentrarnos en los buenos y malos momentos de un rodaje con pocos medios, menos organización, pero mucha voluntad por parte de todos los participantes. Su visionado resulta casi hipnótico y, cuando termina, sabes que vas a echar de menos a esa extraña familia, con sus discusiones y crisis incluidas, que forman todos ellos.a ritmo de jess CARAT cameo-1

Saltamos ahora de la pantalla al papel, porque toca hablar ahora del fanzine Suburbio y del libro Cómo no hacer un cortometraje. No puedo extenderme mucho con Suburbio, ya que, para vergüenza propia, lo he conocido recientemente y solo he podido disfrutar de los dos números más recientes. Solo puedo decir que hay que aplaudir que alguien aún edite fanzines artesanales y fotocopiados, montados a base de recortes y escritos con honestidad y sencillez. Eso es lo que más me gusta de cómo escribe Fiol, la cercanía y claridad con la que cuenta sus rodajes o habla de directores amateur desconocidos para nosotros los simples mortales. Directo y sin excesivas florituras, una virtud nada fácil de conseguir. Y esto me lleva al volumen  Cómo no hacer un cortometraje, que recopila un buen montón de artículos procedentes en su mayoría de Suburbio, centrándose en sus aventuras y desventuras en las grabaciones de cortos aquí y allá en las situaciones y con los personajes más variopintos imaginables. Si el fanzine se lee con placer, el libro directamente se devora. Esperemos que sea el primero de muchos.

Y para acabar, lo último que he podido disfrutar de nuestro protagonista: Etiqueta Negra Vol.2: Chortos de Naxo Fiol. Una selección que, como reza la contraportada del dvd, reúne a un tremendo elenco de ilustres en historias que rozan la locura y el caos. La mayoría divertidísimos (“Nosfe(o)ratu”, “La tragedia exótera”, “Un corto mainstream”, “El carnicero tras la puerca”, “Aristóteles hijo”, Vivaelvideo!”…), otros  más desasosegantes (“Eatme”, “Posición: Violación”, “Luzía y el Sixto”) y algunos más estéticos (“Me enamoré de una mujer boba”, “Querido destazador”), es una gozada comprobar cómo Fiol ha creado un mundo propio e inimitable que, además, resulta endiabladamente entretenido en cualquiera de sus facetas.

No me enrollo más. Solo dos apuntes: gran parte de lo mencionado en este texto se puede adquirir a precios de risa en Vial of Delicatessens. Y por último, no os perdáis el nuevo blog de Naxo Fiol, inaugurado hace pocos meses: Cómo no hacer un cortometraje.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario