El loco mundo de Naxo Fiol

frontal como no hacer un cortometraje

Esto va a parecer un publireportaje de ésos interminables que te cuelan en el cine antes de que empiece la película, pero no, no lo es. Y no lo es porque no he tratado a Naxo Fiol más allá de un par de emails solicitándole su fanzine, así que poco interés tendría yo en darle coba o publicitarle. Lo que sí se ha dado es una alineación de los astros que ha provocado que en unos pocos meses Naxo Fiol haya invadido mi hogar, ya sea en forma de libro, fanzines o dvds. Y como llevaba tiempo con ganas de hablar de todo ello, pues qué mejor forma que reunirlo todo en una sola entrada de este resucitado blog.

Iré por orden. A pesar de haber oído hablar de Fiol hace años, cuando estaba más metido en el mundillo fanzinero (Suburbio es una referencia tanto por su singularidad como por su constancia), de haberle leído en La Comictiva en su momento (o eso creo recordar) y de, mucho más recientemente, haberle reconocido como coautor del imprescindible libro Malas pero divertidas (junto a sus amigos Aratz Juanes y Víctor Olid). A pesar de todo ello, digo, no es hasta que Vial of Delicatessens edita su dvd Docu-cortos cuando la fiebre Fiol comienza a instalarse en alguna de mis escasas neuronas. Y es por eso que quiero empezar justo ahí.

frontal docucortosLos Docu-cortos suponen una de las puertas de entrada más curiosas al mundo de Naxo Fiol. De hecho, iba a decir también, al mundo más personal de Fiol, pero él mismo se ha ocupado de callarme la boca en la introducción de su dvd recopilatorio Etiqueta Negra, donde confiesa que lo más personal son los “chortos” incluidos en dicha recopilación.  En cualquier caso, volviendo a los Docu-cortos, me parece admirable como Fiol logra sacar tanto de tan poco, es decir, conseguir momentos emotivos y enormemente disfrutables de situaciones tan comunes como una nevada (“Niévame, una aventura cojonuda”), de su madre elaborando un gazpacho (“El último gazpacho”) o de un paseo por el bosque (“En lo más profundo del bosque (de Molins)”). Trece cortometrajes para ver una y otra vez.

Lo siguiente en mi desordenado orden es una auténtica maravilla: el documental o video-diario A ritmo de Jess. Un privilegio que supone no solo poder ver a un ya muy anciano Jess Franco rodando su última película, sino que nos permite adentrarnos en los buenos y malos momentos de un rodaje con pocos medios, menos organización, pero mucha voluntad por parte de todos los participantes. Su visionado resulta casi hipnótico y, cuando termina, sabes que vas a echar de menos a esa extraña familia, con sus discusiones y crisis incluidas, que forman todos ellos.a ritmo de jess CARAT cameo-1

Saltamos ahora de la pantalla al papel, porque toca hablar ahora del fanzine Suburbio y del libro Cómo no hacer un cortometraje. No puedo extenderme mucho con Suburbio, ya que, para vergüenza propia, lo he conocido recientemente y solo he podido disfrutar de los dos números más recientes. Solo puedo decir que hay que aplaudir que alguien aún edite fanzines artesanales y fotocopiados, montados a base de recortes y escritos con honestidad y sencillez. Eso es lo que más me gusta de cómo escribe Fiol, la cercanía y claridad con la que cuenta sus rodajes o habla de directores amateur desconocidos para nosotros los simples mortales. Directo y sin excesivas florituras, una virtud nada fácil de conseguir. Y esto me lleva al volumen  Cómo no hacer un cortometraje, que recopila un buen montón de artículos procedentes en su mayoría de Suburbio, centrándose en sus aventuras y desventuras en las grabaciones de cortos aquí y allá en las situaciones y con los personajes más variopintos imaginables. Si el fanzine se lee con placer, el libro directamente se devora. Esperemos que sea el primero de muchos.

Y para acabar, lo último que he podido disfrutar de nuestro protagonista: Etiqueta Negra Vol.2: Chortos de Naxo Fiol. Una selección que, como reza la contraportada del dvd, reúne a un tremendo elenco de ilustres en historias que rozan la locura y el caos. La mayoría divertidísimos (“Nosfe(o)ratu”, “La tragedia exótera”, “Un corto mainstream”, “El carnicero tras la puerca”, “Aristóteles hijo”, Vivaelvideo!”…), otros  más desasosegantes (“Eatme”, “Posición: Violación”, “Luzía y el Sixto”) y algunos más estéticos (“Me enamoré de una mujer boba”, “Querido destazador”), es una gozada comprobar cómo Fiol ha creado un mundo propio e inimitable que, además, resulta endiabladamente entretenido en cualquiera de sus facetas.

No me enrollo más. Solo dos apuntes: gran parte de lo mencionado en este texto se puede adquirir a precios de risa en Vial of Delicatessens. Y por último, no os perdáis el nuevo blog de Naxo Fiol, inaugurado hace pocos meses: Cómo no hacer un cortometraje.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Transformers vs. G.I. Joe

TFJ01

Aunque empezó a publicarse en 2014, acabo de descubrir, a través de dos bonitos TPB repletos de extras, esta locura de Tom Scioli y John Barber, su particular versión del crossover que nos fascinó a finales de los años 80:  G.I. Joe and The Transformers (1987). No es el primer intento de resucitar aquel cruce entre franquicias, pero se trata sin duda de la propuesta más descabellada y divertida de todas las que se han editado.

A Tom Scioli ya lo conocemos por estos lares gracias a Gødland, guionizada por Joe Casey y en la que pudimos disfrutar de un estilo de dibujo que, no hace falta decirlo, homenajeaba de forma primorosa y descarada a Jack Kirby. John Barber, por su parte, ha trabajado como editor para Marvel y posteriormente como guionista de un buen montón de colecciones ligadas a la saga robótica por excelencia.

Transformers-vs-GI-Joe-Comic-2

Juntos han creado una maravilla que evoca no solo la imaginación infantil (leyendo el cómic tiene uno la impresión de estar en el suelo de la habitación con los muñecos de ambas franquicias inventando historias), sino también una mala leche que se ve reflejada en diálogos, textos de apoyo y en las propias situaciones, que van desde la violencia más desmadrada hasta esos momentos de acción frenética tan espectacular como voluntariamente inverosímil.

El dibujo de Scioli es una gozada, para el que lo quiera entender, claro, y se ve complementado a la perfección por el color, sucio y muy adecuado al tipo de tebeo que quiere rememorar. Asimismo, las splash pages son continuas, como corresponde a tanto momento impactante.

Si os gustó lo que Peter Milligan y Mike Allred hicieron en X-Force (la intención es la misma, aunque con diferentes resultados), probablemente estaréis mejor preparados para enfrentaros a esta ensalada de guiños y colores chillones.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Noah Van Sciver

AD.YouthIsWasted.cvr_Layout 1

A los lectores más pijameros les sonará, y mucho, el nombre de Ethan Van Sciver, dibujante norteamericano que ha brillado en títulos como Green Lantern: Renacimiento, Impulso o Flash: Renacimiento (muchos renacimientos en sus hábiles manos). Sin embargo, pocos sabrán que su hermano pequeño, Noah Van Sciver, también se dedica a esto de las viñetas, aunque su carrera tiene poco que ver con la de su hermano mayor.

Noah ha colaborado dibujando para franquicias juveniles muy populares, como Bob Esponja o Las Tortugas Ninja, además de participar en la revista Mad, pero lo que a mí me llamó la atención cuando rebuscaba entre sus trabajos fue su vertiente más underground. Es por ello que me hice con una de sus recopilaciones de historias cortas más recientes: Youth is Wasted (AdHouse Books, 2014), un tomito de poco más de cien páginas con un tamaño ideal para leer en el siempre maloliente Metro de Madrid.

BIHTEl tomo recopila quince historias cortas, varias de ellas provenientes de su popular fanzine Blammo, y aunque hay altibajos en lo que a mi interés se refiere, el nivel general es muy bueno y, sobre todo, muy desasosegante. Gran parte de los personajes que recorren el tebeo son auténticos perdedores sin posibilidad alguna de salir airosos de sus múltiples problemas: trabajos de mierda, relaciones dañinas, amistades inexistentes, decepciones continuadas… Un catálogo de lo que viene a ser lo peor de una adolescencia que no parece acabar nunca.

Ya la primera historia, The Easy Life, de tan solo una página, resume perfectamente lo que supone tener un trabajo que odias y que quieres dejar, pero que no te queda más remedio que soportar, porque, como dice el propio autor al final del tomo, ¿acaso hay otra opción? Es un buen comienzo, pero la cosa mejora con varias historias de mayor longitud, en las que Van Sciver se recrea en tipos desequilibrados y miserables que lo pierden todo debido a su inseguridad (Abby´s Road), personajes solitarios con buenas intenciones pero desagradecidos resultados (Because I Have To), relaciones rotas de las que dejan secuelas (Expectations) o losers totales como el protagonista de la una de las mejores historias: 1999, The Year My World Ended.

Pero cuidado, Noah no es solo un llorica autocompasivo, entre drama y drama (en los cuales también hay mucho humor, ojo), introduce desmadres como Punks versus Lizards (ni a The Asylum se les ha ocurrido aún algo así) o ensoñaciones muy chungas como Who are You, Jesus?

Un autor muy recomendable y nominado en varias ocasiones a los premios Ignatz que, sin embargo, permanece inédito en España. ¡A aprender inglés se ha dicho!

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

William Chesnut & Ribapolla

Frontal ribapolla

Aquí está por fin. Había expectación, reconozcámoslo, especialmente en los que, desde hace más o menos años y en una u otra de sus múltiples facetas, hemos seguido a Víctor Olid. Pero no es solo eso, es que además su primer cómic iba a ser dibujado por, probablemente, el mejor y más prometedor dibujante de Balaguer (esa población cuyo Ayuntamiento debería haber patrocinado este tebeo, ya que es casi un personaje más): el gran Patrick Grau.

Pues bien, una vez leídas sus 264 páginas, y evitando desglosar influencias (los propios autores las dejan claras en el tomo: Johnny Ryan, Pedro Vera, Kaz, Elreydespaña… Yo añadiría a Ivan Brunetti y Gustavo Sala, qué más que influencias, serían autores “hermanos”, al menos en intención), voy a resumir mis impresiones en tres puntos.

1) El absurdo.

Es evidente que el humor bruto e incorrecto impregna todo el tebeo: pollas desbocadas, insultos a todos los colectivos y minorías imaginables, violencia pasada de vueltas, drogas y más drogas, sexo enfermizo… Sin embargo, lo que me ha sorprendido más ha sido el tono absurdo que domina muchas de las escenas. El chiste sucio viene a menudo acompañado de un giro irracional que es el que, en mi opinión, distingue y eleva el humor. O dicho de otra forma: que un armadillo dé por culo a William Chesnut sería gracioso, pero que un armadillo instale su vivienda con todas las comodidades en el culo de William Chesnut es cojonudo.

2) La expectativas.

Como decía al principio, cuando se ha seguido en mayor o menor medida las creaciones dewcr-sociedad un autor, es inevitable crearse unas expectativas y anticipar por dónde va a ir lo próximo que haga. En este caso, debo reconocer que esperaba unos personajes más locuaces. Conociendo la indudable agudeza para los diálogos de Olid y su adictiva y siempre disfrutable capacidad de conversación, me ha llamado la atención que gran parte de las historietas sean casi mudas y se desarrollen a modo de slapstick. Estoy seguro de que se trata de algo deliberado, sobre todo al encontrarse acompañado del talento de Grau, lo que nos lleva al punto tres.

3) Patrick Grau.

Lo de Grau no es normal. Que este sea su primer cómic profesional o que, como se menciona en la introducción, no esté ya trabajando para alguna gran editorial, es algo que clama al cielo. Ya no es solo que su dibujo sea virtuoso y reconocible, es que la narrativa de sus páginas es tan ágil, tan frenética, desprende tanto dinamismo, que logra que el lector pase las páginas y se meta en las viñetas casi sin darse cuenta, con una naturalidad pasmosa. Una maravilla y un futuro esplendoroso el que le espera.

Como cierre, no podemos olvidar los extras que incluye el voluminoso tomo. Por un lado, Vorhees y los Egonautas, una recopilación de historias cortas de Patrick Grau muy, muy divertidas (la vida de “El Ruvius” es desternillante) y una amplia galería con dibujos del propio Grau y de colaboradores de relumbrón, como José Tomás, Molina, Naxo Fiol, Srta. Calamidad y muchos otros.

Hay que leerlo, puede contagiar enfermedades venéreas y homofobia, pero merece la pena arriesgarse. Cómprenlo aquí: Vial of Delicatessens

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¡Viva el Pop!

Acabo de comprarme Viva el Pop, el nuevo de libro de Jesus Ordovas, y no quepo en mí de gozo. Que Ordovás considere mi fanzine parte de la historia del pop español no tiene precio. Mil gracias, maestro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Base Lunar en Facebook

Pues eso, aunque me he resistido durante mucho tiempo, al final me han vencido y Base Lunar ya está en Facebook: http://www.facebook.com/base.lunar.3

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fallece Josep María Berenguer

Se puede apreciar mucho a una persona sin conocerla. Se le puede deber mucho a una persona sin conocerla. Yo a Berenguer le debo mi afición a los cómics. Nada menos. Descanse en paz.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario