Tales from the Dark Multiverse

81aSumWH+TL

Pese a no haber leído aún la saga que da origen a este tomo, Dark Nights Metal (algo que voy a solucionar con el integral que ha publicado recientemente Ecc), no pude resistirme a hacerme con esta recopilación americana de cinco historias del Multiverso Oscuro. Debo destacar, antes de nada, el cuidado con el que está editada, con una bonita sobrecubierta, papel poroso (del que huele que alimenta) e incluyendo también las historias originales en las que se inspiran estas versiones oscuras (algo que, por lo que he podido ver, Ecc no hará en la edición española).

Muy al estilo Otros Mundos o What If, nuestro guía, Tempus Fuginaut, nos relata cómo se desarrollaron en este otro universo cinco momentos clave de la historia de DC: Batman: La caída del caballero oscuro, La muerte de Superman, Crisis Infinita, Green Lantern: La noche más oscura, y Nuevos Titanes: El contrato de Judas. Para mi sorpresa, todas las historias resultan tremendamente entretenidas (quizá La noche más oscura baja un poco el listón) y los autores implicados parecen haberse tomado en serio el encargo, aportando buenas ideas y calidad artística (de hecho, aparte del propio Scott Snyder, hay nombres implicados tan populares como los de Kyle Higgins, Brad Walker, Tim Seely, James Tynion IV,  Aaron Lopresti o Tom Raney).

Giros de guión inesperados, dibujo notable en casi todos los casos, personajes bien escritos y reconocibles, y, como comentaba al principio, ese acertado extra que es la inclusión de las historias originales, que nos permite comparar ambas versiones, no solo para apreciar los cambios en lo que se cuenta, sino también para percatarnos de las llamativas diferencias entre cómics de distintas décadas.

Driving Short Distances, de Joff Winterhart

20200520_171027

Una muy breve reseña de una obra que me ha dejado buen sabor de boca. Driving Short Distances es el primer y único cómic que conozco de Joff Winterhart, aunque solo por la portada y la sinopsis sabía lo que me iba a encontrar. Y así ha sido. Se trata de un cómic realista (no sé si autobiográfico, pero tiene toda la pinta) en el que Sam, un chico de 27 años, vuelve escaldado de Londres a casa de su madre, tras haber fracasado en sus intentos de vivir de algo que le apasione o al menos le guste (hablamos, claro, de inquietudes artísticas). En esta nueva vida en su pequeño pueblo natal, consigue un trabajo gracias a Keith, un conocido de su madre que se dedica a la venta comercial. Poco a poco va conociendo a los vecinos de la modesta villa, va intuyendo cómo se relacionan y enterándose de cotilleos (no pueden faltar) y, sobre todo, va abriendo la dura coraza que supone la privacidad de Keith, un ciencuentón del que no sabe casi nada pese a pasarse horas y horas con él en el coche.

Me gusta mucho cómo Winterhart refleja la vida en el pueblo y cómo nos deja ver la evolución de Sam, que poco a poco va apreciando una vida mucho más sencilla y sin tanto artificio como la de la gran ciudad, así como el misterio que crea con el impenetrable Keith. Una lectura relajada que va tomando fuerza emocional hacia el final y consigue que cojamos un enorme cariño a los personajes.

El humano, de Lucas Varela y Diego Agrimbau

Lucas Varela y Diego Agrimbau - El Humano - cubierta.indd

Publicada en febrero de este mismo año por La Cúpula, sería una pena que esta obra de Varela y Agrimbau pasara un poco desapercibida por los motivos que todos sabemos. No se publica demasiado cómic de ciencia ficción de costuras clásicas, y no es que El humano a primera vista rezume clasicismo (al menos, no el estilizado dibujo), pero una vez leído reconocemos una historia en la que las debilidades del ser humano quedan en evidencia y sus virtudes inspiran a sus propias creaciones robóticas, todos ellos elementos habituales en la buena ciencia ficción.

A través de Alpha, una androide que no recuerda quién es ni cómo ha llegado al planeta donde despierta, conocemos un mundo salvaje en el que impera la ley de la selva (nunca mejor dicho) y que servirá como escenario por el cual nuestra protagonista irá descubriendo su cometido, así como conociendo a otros personajes que complicarán enormemente su existencia. La locura, la violencia y las ansias de poder hacen acto de presencia en un viaje psicológico que refleja la naturaleza cruenta del ser humano.

Como digo, el guión puede no sorprender, pero mantiene las diferentes intrigas con habilidad y consigue hacer crecer a los personajes y lograr que nos importen. Eso sí, lo que enamora es el dibujo de Varela: espectacular, ágil, limpio, y con un uso del color que da personalidad a la obra desde la primera página. Pura evasión con un mensaje tan pesimista como real.

Perdidos por el más allá 1. El nacimiento de la superheroína, de Ramón Boldú

perdidosenelmasalla

Vuelve Boldú. Nunca se había ido realmente, pero hacía ya tres años que no veíamos nuevo material (desde Los sexcéntricos, que era novedoso solo en parte). Y vuelve con el primer tomo de una tetralogía que comienza en otoño de 2003 y que, como siempre, deja con ganas de más.

Llevo leyendo a Boldú desde que El Víbora serializaba Memorias de un hombre de segunda mano. Antes de que se pusiera de moda el cómic autobiográfico, él estaba ahí. Antes de que habláramos de slices of life y del tebeo de autor, él estaba ahí. Siempre estuvo ahí, y siempre relatándonos una vida que, entre sus trabajos en revistas eróticas, sus divorcios y demás conflictos de pareja, y el interminable catálogo de personajes que le han rodeado, daba y da muchísimo juego. En está ocasión, nos encontramos como  protagonista a su amiga Ana Flash, tan poco predecible como adorable, y a la que nuestro héroe saca continuamente de apuros pese a poner en riesgo su propia vida privada. Por supuesto, a ellos se suman multitud de personajes que van de la parapsicología a la delincuencia, pasando por las siempre complicadas relaciones familiares.

Boldú es un narrador impresionante, sabe sacar provecho de todos los recursos de la historieta y consigue eso tan difícil que es que el lector pase una página tras otra con absoluta naturalidad, metido por completo en lo que se está leyendo y absorbido por la fluidez de la narración. Su dibujo tiene un toque caricaturesco pero a la vez lleno de realismo, repleto de detalles y con esa aparente sencillez que solo consiguen los grandes autores.

Editado el pasado enero con la calidad a la que nos tiene acostumbrados Astiberri, supone un peldaño más en esa gran obra autobiográfica que esperemos continúe por muchos años.

¡Vaya líos con Jaimito! Pierino en el cine, de Víctor Olid

PORJAIME

Tantas horas encerrado en casa (algo maravilloso, por cierto, si no fuera por los motivos tan aciagos) me está permitiendo ponerme al día con multitud de lecturas pendientes, o que no leí con la calma suficiente en su momento. Una de ellas es esta publicación que solo podría venir de la mano de Vial of Delicatessens: ¡Vaya líos con Jaimito! Pierino en el cine, de Víctor Olid. Y digo esto porque ninguna otra editorial se atrevería a dedicar un ensayo tan trabajado y apasionado como este a lo que todos recordamos llanamente como “la pelis de Jaimito”.

Tras un breve prólogo de Jesús Manuel Pérez Molina y una muy divertida y emotiva introducción del propio Olid, nos llevamos una sorpresa al encontrar como primer título comentado la popular Amacord, de Fellini. Sin ser parte de la saga de Jaimito, sí descubrimos que es el germen del Pierino cinematográfico y la consagración de Alvaro Vitale en ese papel humorístico que explotaría posteriormente. A partir de ahí, comienza el desfile de todas las jaimitadas, como bien denomina el autor, desgranando cada película al detalle, aportando anécdotas e información que, al menos servidor, no conocía en su mayor parte, y haciendo especial hincapié en aclarar al fin qué títulos fueron realmente de Pierino / Jaimito (muy, muy pocos), cuáles aprovecharon el éxito del personaje cambiando su nombre original para encajar en el universo Jaimito, y cuáles, ya incluso sin Vitali, engrosaron la larga lista que, con mayor o menor fortuna, intentaron exprimir el concepto.

Completa el libro, además de una relación de biografías de los principales actores y directores involucrados en estas producciones y una extensa selección de fotocromos y carteles de las películas, un excelente anexo sobre los cómics basados o inspirados por Jaimito que me ha fascinado. Desde las publicaciones eróticas de la editorial Edifumetto (que aparecieron en España en la revista Ruta 69), a la mítica revista juvenil de Editorial Valenciana Jaimito, pasando por muchas otras encarnaciones del personaje, Olid comenta y analiza cada una de ellas, poniéndolas en contexto y dando cuenta de su importancia en la inmensa expansión del personaje.

Un desenfadado y documentado ensayo que se lee en un santiamén y que puede conseguirse a precio de risa en Vial of Delicatessens.

The Comics Journal #305

TCJ-305-3DCover

Una de las cosas que me fascinan de The Comics Journal es su infinito afán de curiosidad a la hora de elegir los temas a tratar, apostando por la difusión de autores y obras que, de otra manera, tendrían una repercusión aún menor de la que ya tienen. Un buen ejemplo es esta entrega de la revista, dedicada a la enfermedad y la discapacidad en el cómic.

Dos extensas entrevistas articulan gran parte del especial. La primera de ellas da voz a HTML Flowers y Rebecca Kirby, que relatan en sus viñetas autobiográficas las dificultades de una vida con una enfermedad crónica  (fibrosis quística y gastroparesia, respectivamente), una rutina que se desarrolla entre hospitales, ambulatorios y continuos dolores. El humor y la entereza que muestran en sus respuestas, es el mismo que desarrollan en sus cómics (inéditos por estos lares, si no me equivoco). La segunda, reúne a Georgia Webber, que perdió su voz por una afección médica y decidió expresarse a través de las viñetas, y Maria Sweeney, excelente ilustradora que cuenta en su obra las consecuencias de sufrir el Síndrome de Bruck (una rara enfermedad que afecta a huesos, venas y músculos). Además, encontramos un didáctico desplegable realizado por Alece Birnbach para la asociación de profesionales de reumatología y, para cerrar el dossier, un muy duro cómic de Patrick Dean en el que cuenta su odisea para descubrir qué le estaba ocurriendo hasta que finalmente le diagnosticaron ELA (esclerosis lateral amiotrófica), dándole tan solo algunos años de vida (la historia está escrita en 2019 y, por fortuna, Dean aún sigue dibujando a pesar de las dificultades de movilidad, cada vez mayores, que conlleva su enfermedad).

Este número se completa con interesantes textos de varios autores explicando cómo se enfrentan al dibujo de la anatomía en sus historietas, una divertida crítica a Blankets, esa obra inmensamente sobrevalorada (vale, a todos nos gustó en su momento, pero cogedla ahora…), una entrevista a mi admirado Kevin Huizenga, y una muestra de viñetas humorísticas de Clare Biggs (dibujante de principios del siglo XX) coloreadas para la ocasión, y con gran gusto, por Noah Van Sciver.

Batman Eterno

91YWdq0vESL

Aprovechando la nueva edición que ha publicado Salvat de esta saga, ligada al coleccionable de Batman actualmente en curso, he podido al fin leerla y disfrutarla al completo (eso sí, me he abstenido de continuar con Batman y Robin Eternos, ya he tenido suficiente con la historia original ).

Surgida del éxito de la fórmula empleada en 52, Batman Eterno fue una colección semanal en la que un grupo de guionistas (bajo la dirección Scott Snyder y James Tynion IV) y una extensa nómina de dibujantes (destacando Jason Fabok como reclamo inicial), narraban en tiempo real una historia del personaje a lo largo de un año. Coordinar a tanto artista con ese ritmo semanal debió de ser un trabajo agotador, y lo más sorprendente es el excelente resultado: una de las aventuras de Batman más trepidantes de los últimos años.

Partiendo de un hecho que destroza la vida de James Gordon, la trama se desarrolla de sorpresa en sorpresa, poniendo al límite al hombre murciélago y con la progresiva participación de todos sus aliados. Pura evasión, un guión muy bien construido para lo que se podía esperar de proyecto así y un nivel de dibujo que solo decae en muy contadas ocasiones.