La maldición del tiempo

Tras casi una semana de ausencia vuelvo a aparecer por estor lares, y es que mi nuevo trabajo me deja  poco tiempo libre (no tanto por el horario del mismo, que no está mal, sino porque me pilla algo lejos y el desplazamiento al mismo se me come 3 horas diarias entre ida y vuelta). En cualquier caso, este es problema eterno al que el lector de tebeos debe enfrentarse a lo largo de su vida: cuando tenemos tiempo para leer cómics, no tenemos dinero y cuando tenemos dinero, no tenemos tiempo. Y eso que aún he evitado responsabilidades mayores que reducen aún más el tiempo  libre, llámense hijos, por ejemplo (como bien apuntaba cierto lector habitual de este blog en el post anterior). Pero estoy divagando… La solución a todo esto pasa por administrarse el tiempo de una forma distinta e intentar aprovechar cada momento tanto para nuestra afición como para no descuidar la vida social y otros intereses, y en el caso de la lectura las directrices a seguir podrían ser éstas:

1)     Leer en el metro o tren (en el autobús yo soy incapaz, me mareo). Eso sí, si sois algo maniáticos, mejor leer libros en el transporte público, porque los tebeos (sobre todo las grapas) sufren mucho en esas situaciones.

2)     Leer en el WC. Un clásico, el lugar que en nuestra adolescencia usábamos para otros menesteres más íntimos ahora se puede convertir en una improvisada biblioteca. Sin embargo, no lo aconsejo, ya que no es nada bueno para nuestro trasero pasar demasiado tiempo sentado en esas incómodas tazas.

3)     Leer en la hora de la comida. Buen recurso, pero complicado de llevar a cabo debido a los compañeros de trabajo con los que se suele compartir el almuerzo (la opción de la automarginación sólo es aceptable cuando tus compañeros son unos auténticos imbéciles).

4)   Leer antes de irse a dormir. Pocas pegas se pueden poner a esta alternativa. Mientras el 90% de la gente ve GH o una película repetida por décima vez, uno puede dedicarse a las viñetas. Eso sí, cuidado si empezáis a ver borroso a Matt Murdock o a leer los bocadillos en 3D: no son efectos del Photoshop, es que os estáis durmiendo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La maldición del tiempo

  1. Gaylofollen dijo:

    Yo he intentado leer mientras le doy el biberón al bebé, pero se me llenan las páginas de leche (y parece que he estado haciendo otra cosa, jejeje, ;) ) . Así que he aprovechado para ver alguna série que tenía por ahí en Divx, como Paranoia Agent (espero no haberle creado un trauma infantil al pobre angelito).l Por cierto, me parece que Battlestar Galactica va a ser la próxima…

  2. IvánN Díaz dijo:

    Estás obviando la solución lógica: Leer en el trabajo!!! :P

  3. Civ dijo:

    Tú lo que quieres es comerle el coco subliminalmente al bebé con esto de los tebeos, Gaylo! ;)

    Ya me gustaría poder leer en el trabajo, Iván. Y no es tan descabellado, tengo un amigo que se leyó un buen montón de libros en pdf mientras hacía que trabajaba en el ordenador, jeje.

  4. Conner Kent dijo:

    se lea donde se lea ¡¡pero el comic siempre protegido!!! ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s